“Siente la tremenda sensación entre pecho y espalda como libera tu alma, es una puerta al jardín de la calma…” – Morodo